clasicos a mano clasicos a mano
adas video cuentos adas video cuentos adas video cuentos
clasicos a mano clasicos a mano
 
 
 
  UN POCO DE INFORMACIÓN (1) Las lenguas de señas son lenguajes creados y elaborados de forma espontánea
en las comunidades de sordos de todo el mundo. Se diferencian de otras lenguas
en que no se producen con las cuerdas vocales ni se perciben con los oídos sino que se producen empleando manos y gestos codificados en distintas partes del cuerpo y se perciben con la vista.

No es una lengua universal sino que cada país tiene su propia lengua de señas
que, incluso, puede presentar pequeñas variantes de léxico de una comunidad
a otra dentro del mismo país. De todas formas,  los países limítrofes de Argentina como Uruguay y Chile tienen, en muchos casos, similitud en las señas dada la proximidad geográfica y los antecedentes históricos relacionados a la educación
y a la formación de las distintas comunidades.

Los grupos de personas sordas son reconocidas como comunidades minoritarias con una cultura y una lengua propia, independiente de las lenguas orales o escritas de la región o país. Como ejemplo se puede señalar el caso de Estados Unidos
y el Reino Unido. Ambos países tienen como lengua mayoritaria el inglés (con sus regionalismos respectivos) pero sus comunidades sordas hablan dos lenguas
de señas distintas.

• Las lenguas de señas


Son lenguajes visuales, gestuales y tridimensionales (con la cuarta dimensión del tiempo, que de todas formas está presente en todas las lenguas).

Son lenguas con gramática propia, sustentada en el movimiento de las manos
Rasgos Manuales- y simultáneamente, en el movimiento de distintas partes del cuerpo, gestualidad codificada con el nombre de Rasgos No Manuales.
Son lenguas ágrafas, que no tienen codificación escrita. Existen, sin embargo,  experimentos al respecto de su posible escritura, asociados a sistemas de la danza por un lado, y del dibujo, por el otro.
Son lenguas inmediatas (efímeras como las lenguas orales) y de contacto visual.

Estas particulares características dificultan muchas veces un profundo y acertado estudio. Hasta los años 60, en que se desarrollaron las primeras investigaciones sobre las lenguas de señas, se creyó que este lenguaje carece de entidad propia, que es una especie de código mímico o expresiones pictográficas con las que se expresan quienes no pueden hablar. Afortunadamente y gracias a muchos estudiosos, investigadores y hablantes nativos con capacidad reflexiva esta percepción comenzó a cambiar lentamente, hasta llegar a la situación actual de considerar a las lenguas de señas como verdaderos idiomas. También se ha establecido que los niños sordos deben desarrollar la lengua de señas como lengua primera en la escuela y el hogar antes de poder aprender la lengua mayoritaria de la sociedad en la que viven, sobre todo en su versión escrita (2).
 
 
CONTAR CUENTOS EN LENGUA DE SEÑAS
GÉNESIS: Una pequeña historia familiar.
 
Hace unos cuantos años, mi madre me preguntó que le había pasado al Patito Feo. Me quedé muda. Sin palabras, sin esas palabras que uso cuando hablo con ella. Recordaba algunos detalles del cuento pero el hecho de que ella me preguntara por el destino de un personaje tan universal en nuestras latitudes, me dejó perpleja.

Entonces, ¿qué sabía yo del Patito Feo? Un cuento de Andersen, en general llegado hasta nuestros días en versiones reducidas y lavadas de todo su misterio. Un ser anónimo que parece encontrar a sus semejantes luego de una larga odisea, con varios fracasos incluidos. Y no mucho más.

Esa noche soñé el sueño que soñaba recurrentemente cuando era chica. Era algo así: entraba a un negocio de muñecos con mis padres y amigos de mis padres, todas personas sordas (y los hijos de los amigos de mis padres, algunos sordos y otros no). Era un lugar repleto de muñecos. En un momento, caminando sola por uno de los pasillos, asediada por los hijitos de Disney, un pato, no cualquier pato sino el mismísimo Pato Donald, hizo un movimiento brusco y mordió con su bocaza uno de mis dedos. Grité, lloré y salí corriendo por una puerta angosta.

La primera vez que tuve este sueño, desperté con un dolor intenso en uno de mis dedos. Sangraba un poco. Estaba cubierta de lágrimas. Luego, las otras veces, despertaba mirando la cicatriz, que aún conservo y que cada tanto miro desconcertada. Una marca que refleja, para mi espíritu ilustrado actual, el tamaño de uno de mis dientes de aquel entonces. Testimonio de una mordida y también, por qué no, huella del camino resiliente que ha convertido el dolor de la soledad, la in-diferencia y la in-comunicación en espacios de indagación creadora, circulando por puertas cada vez más anchas.

El sueño del cuento y el cuento del sueño se han vuelto una sola cosa.
Mi madre preguntaba por los destinos del Patito Feo. Ella no sabía del viaje de este héroe por los senderos de la identidad y la relación con los Otros, los distintos y los semejantes. No conocía sus batallas, derrotas, recesos y triunfos. No parecía recordar el sufrimiento de una madre –y de un hijo-, asolados por el rechazo de sus vecinos, los otros patos. No sabía de las bifurcaciones que trazamos, con migas de pan o con lo que sea, en la construcción de la memoria personal.

Finalmente, ella no había sido invitada a las experiencias que despiertan la literatura, y el arte en general. Excluida del banquete de la cultura universal, mi madre también había llorado sin saber muy bien por qué.
Supe en ese instante que tampoco yo sabía contarle la historia. La había leído o escuchado en la lengua que hablo con los que oyen, esa segunda o primera lengua –nunca se sabe en los chicos bilingües nativos-  con la que me hice parte de la cultura mayoritaria. Pero si a ella no le contaron cuentos en lengua de señas tampoco pudo ella contármelos a mi y por lo tanto no tenía yo qué cosa recordar.  “Se sabe lo que se recuerda”. Ellos son Sordos. Nadie les contó durante su infancia los cuentos que a casi todos nos cuentan. Nadie les contó historias increíbles, fantásticas o contemporáneas, de modo que realmente pudieran comprenderlas y hacerlas parte en la construcción de un relato personal.

Cuando ellos y tantos otros eran chicos, la lengua de señas no tenía ninguna entidad reconocida. Era más bien catalogada como el lenguaje de los monos, el de los bárbaros extraviados del lenguaje.  Existía todo un sistema de castigos y premios para aquel que, rechazando el lenguaje de los extraviados, deviniera en un ser humano completo. SerHumanoCompleto –SHC-. O quizá deberíamos denominarlo SHHHH!!,  haciendo muda esta vez la letra C. La C de cariño, de comprensión, de coraje, de conciencia, de caricia.  Multiplicando hasta el hartazgo la mudez de la letra H,
de Humanos.

En lengua de señas, silencio se puede hacer guardando las manos atrás, volviendo invisible uno de los canales por donde la lengua se anuncia y acontece.

Silenciar la identidad. Anular el derecho a la vocación. Eso hizo el modelo SHC o SHHH. Ser Sordo no es solamente cuestión de orejas disfuncionales sino de destinos compartidos.

Destinos que devienen Comunidad.
Comunidad que deviene Cultura.
Cultura que hace Lengua.
Lengua que permite historias.
Y la Rueda gira.

• Entonces, el cuento nació:


El Patito Feo, primo del Pato Donald mordedor, tuvo su primera aparición en una habitación blanca, con una madre que olvida por un buen rato sus tristezas y una hija díscola que accede a dejar de serlo.
Ese día me sentí, por primera vez en mi vida, con un alma profundamente plurilingüe. De pronto una tierra prometida se volvía una visión genuina. Un terruño entre dos o más patrias. La famosa isla flotante del viajero Eugenio Barba (3) y otros tantos.

Luego vinieron otras versiones, visiones, lecturas, viajes a otras islas y tantas otras visitas y erudiciones, amasadas y hechas propias con el tiempo:

La transmisión pedagógica, que tanto me ha permitido aprender, creando distintos grupos que enseñan, que hacen teatro y que cuentan cuentos en lengua de señas.
Juntarme en la lingüística, el teatro y otras poéticas de las lenguas de señas.
Aquel encuentro fundacional con Graciela Alisedo (4) y su insistencia en que profundice lo que hoy yo llamo Dharma**. Y otra madre.
Ver y mirar a personas sordas de distintos países y lenguas narrar sus historias cotidianas, y no tanto, y arriesgar algunas reglas acerca de la narración señada. Pinkola Estés (5) con sus versiones heterodoxas de varios mitos y cuentos clásicos fue una gran inspiración junto a Wagensberg (6) y su profundo concepto del gozo intelectual.

También las tragedias griegas, las tradiciones teatrales de oriente y los grandes maestros del llamado Cine Mudo, son fuente permanente de consulta y reflexión práctica.

Por último el abordaje, aún superficial, de la obra de Carl Jung (7) nutre cada acontecer.

Porque creo que para contar cuentos, hay que practicarlos. Morderlos, saborearlos, separar lo duro de lo blando, conocerse y partir hacia lo que todavía no se ha visto.
Escuchar la voz antigua.
Y parirse.
Cada vez.  
 
SUGERENCIAS PARA LOS NARRADORES EN LENGUA DE SEÑAS
 
Estas sugerencias están pensadas a modo de mapa del recorrido. El territorio será aquel que cada narrador defina para su trabajo. Son conclusiones prácticas surgidas de los años de trabajo con distintos géneros literarios y en diferentes contextos de talleres y espectáculos. Están dedicadas a aquellas personas que ya tienen un buen dominio del idioma y desean aventurarse por los territorios de su alma cuentera.

Las poéticas de las lenguas de señas viven en la música del movimiento y en la sonoridad que despliega la imagen. Ver, en lengua de señas, es pensar afuera, con el paso del tiempo como testigo. Narrar, en lengua de señas, 
es danzar creando significados polifónicos, haciéndose lugar en el espacio.
La narración es una de las formas que la poética de las lenguas de señas puede asumir. Un arte profundo y significativo.

• Ahora, ¿Cómo podemos hacerlo?


Una de las cuestiones esenciales a la hora de narrar cuentos en lengua de señas es la de definir si se trabajará con versiones pre-existentes en otros idiomas o si se crearán historias directamente en lengua de señas, pudiendo utilizar para esto ilustraciones, formas animadas o películas.
En todos los casos es fundamental atender una serie de primeros pasos que facilitarán la creación de una versión en lengua de señas.

Cuando se trabaja con versiones pre-existentes, el primer riesgo a contemplar es el que surge al traducir el texto escrito a la lengua de señas – texto que no ha sido pensado para el lenguaje coloquial. Es el riesgo más visible dado que usualmente lo que ocurre es la aparición de un texto plano, cercano al idioma señado –castellano señado en nuestro caso- con poca riqueza visual y expresiva y donde la construcción proxémica (8) del idioma queda desdibujada o directamente ausente. Otro de los aspectos esenciales a considerar incluye especialmente a las personas sordas que no son bilingües y que desean narrar. Una de las estrategias fundamentales es comenzar a preparar el trabajo partiendo de una primera versión traducida a la LSA por un/a intérprete. Seguramente esta primera versión podrá ser enriquecida con el trabajo del narrador, que en este caso es en general, un hablante nativo.

En principio, entonces, conviene seguir los pasos clásicos en el acceso a cualquier material literario. Estas sugerencias surgen del trabajo durante casi veinte años con estudiantes de lengua de señas, maestros, actores y narradores. Están inspiradas en literatura variada, manuales y libros de Lengua de Señas Francesa –LSF-, Lengua de Señas Británica – BSL- y Lengua de Señas Americana –ASL-. Pero sobre todo, están inspirados en la fuente que han sido y son mis padres y la comunidad que forman junto a muchas otras personas sordas, hablantes de LSA – Lengua de Señas Argentina.

Sinopsis de la historia

A modo de primer contacto con el material, conviene realizar el clásico resumen en lengua de señas. Varios libros acerca del tema coinciden en señalar los elementos centrales que éste debiera contener en lengua de señas:

• Dar el título del cuento (siempre en versión señada, traducida del original si no fuera de creación personal).

• Narrar sólo la línea principal del cuento. Dar sólo la información esencial. No realizar descripciones a menos que sean necesarias para la historia principal.

• Para las partes del cuento en que una acción se repite, describir una vez el episodio y luego utilizar señas que remitan a la recurrencia de la situación (“pasó lo mismo” “y otra vez”, etc).

• No usar la estrategia de la “toma de rol” (9) y no incluir diálogos.

• Es preferible omitir el uso de Señas Personales y referirse a los personajes utilizando sustantivos genéricos del tipo “la niña”, “el monstruo”, “el pájaro”, “la reina”, etc.  Ahora bien, si el nombre mismo constituye una parte importante de la historia, se sugiere deletrearlo en esta instancia a fin de que la Seña Personal pueda surgir del trabajo de creación de la versión. (Ejemplos: “Pulgarcita”, “Pinocho”, “Cenicienta”).

• Por último, es importante que la versión final en LSA tenga su propia SEÑA PERSONAL para identificar el título de la historia.

• División por escenas y selección de imágenes

Identificar las escenas atribuyéndole una imagen central a cada una de ellas –a modo de ilustración- es una buena manera de comenzar a preparar una versión autónoma de la versión original escrita. Existen varias definiciones acerca de lo que ES una escena pero proponemos una bien general: una escena es una parte del cuento que ocurre en un lugar y momento específico. El cambio en el tiempo y/o lugar o el hecho de que aparezca o desaparezca alguno de los personajes, puede indicar el cambio de escena.

• Ubicación de los personajes y sus objetos:

En general los cuentos incluyen un número importante de personajes que aparecen, se relacionan, dialogan… Por eso es conveniente planificar la ubicación que se les va a dar a cada uno de ellos. Ubicar al personaje central del lado activo (derecha para los diestros e izquierda para los zurdos), y al segundo personaje con el que interactúa el protagonista, del lado pasivo.

En general los diálogos son de dos o tres personajes como máximo. Es importante mantener estas ubicaciones a lo largo de todo el relato. Los objetos relacionados con un personaje -su hogar, su castillo, sus enseres domésticos, etc- son ubicados, en general, del mismo lado que el personaje.
Al realizar la toma de rol  entre personajes, la dirección de la mirada del narrador  debe coincidir con la mirada que el personaje está dirigiendo a su interlocutor o al objeto de la acción que esté desarrollando.

• Movimiento de los personajes:

Para contar un cuento que sea cohesivo es importante mostrar los movimientos de los personajes entre escena y escena y dentro de cada escena. Por ejemplo, para los movimientos de los personajes se puede acudir a estrategias que se utilizan en distintas combinaciones y así recrear la vida del cuento:

1- Señas que específicamente indiquen movimiento. Por ejemplo una seña que indique una persona entró, salió o se alejó de determinado lugar.

2- Clasificadores que indiquen el movimiento de los personajes: acompañado de rasgos no manuales para dar información sobre cómo la persona entró, salió, caminó. Por ejemplo, si caminó lentamente o ansiosamente; si salió de la casa rápidamente; si leyó detenidamente o a vuelo de pájaro una nota, si hizo una pausa antes de hablar; etc.  También las dinámicas de movimiento aplicadas a los verbos de acción dan cuenta de elementos narrativos importantes.

3- Se puede usar elementos de la Toma de Rol cuando el narrador utiliza la dirección de la mirada –deixis visual-  hacia el personaje: por ejemplo, al mostrar que el cuerpo del personaje se mueve de lado a lado, o mira hacia determinado lugar. La deixis visual cumple un papel preponderante en el desarrollo de la acción durante el relato.

• Movimiento de los objetos:
Para mostrar el movimiento de un objeto se puede:

1- Usar clasificadores para mostrar al objeto en movimiento (estos clasificadores, además dan cuenta del tipo de objeto tanto en su forma, tamaño y/o ubicación inicial) agregando rasgos no manuales para mostrar la velocidad o el modo
en que el objeto se mueve.

2- Usar la Toma de Rol y los clasificadores instrumentales para mostrar cómo
un personaje mueve un objeto, por ejemplo cuando lo tira, lo deja caer, lo toma
o se lo pasa a alguien más.

• Mantener la continuidad y la coherencia espacial:

Para mantener un sentido de continuidad, el paso del tiempo debe ser explicitado claramente. Esto puede hacerse usando señas de tiempo, verbos modificadores o señas de transición.

La señas de tiempo o frases temporales pueden usarse para indicar un momento específico –una noche- o para pasar de una situación temporal a otra – esa noche y la siguiente- o para indicar ciclos de tiempo – durante tres semanas, a diario, etc-

Se puede modificar un verbo, por ejemplo,  con un movimiento circular repetido (aspecto continuo) para indicar que la acción tuvo lugar durante un período de tiempo dado - “ella lloró y lloró” o “reflexionó durante largo tiempo”

Para las transiciones se utilizan señas que específicamente indican el paso de una escena o momento a otro –“al otro día”, “tres años después”-.

Desarrollo de personajes:

El desarrollar personajes que sean visualmente complejos es esencial para que el cuento tenga vida. Un buen contador de cuentos en lengua de señas desarrolla los personajes no a través del uso de adjetivos que los describen sino, fundamentalmente a través del uso de la toma de rol, reflejando la personalidad y el estado de ánimo, haciendo presente emociones, reacciones o sentimientos al interactuar con otro personaje.

Estrategias para lograr este desarrollo pueden ser:

• Cambiar el tamaño de las señas -por ejemplo, señas más grandes podrían significar que el personaje está emocionado; señas más pequeñas podrían dar cierto carácter de timidez.

• Cambiar el tiempo de las señas -por ejemplo señando de manera precisa dando cuenta de un aspecto de confianza y serenidad, señando con mayor velocidad para aludir a rasgos de nerviosismo o temor; señando de manera imprecisa y “borrosa”  para caracterizar  a un personaje que está adormecido o bajo un embrujo-.

Enfatizar determinadas señas para reflejar emociones fuertes:por ejemplo, una seña que normalmente se hace con una mano, puede ser hecha con dos. El énfasis puede también estar dado por la repetición de toda la seña o un fragmento de ella.

Mostrar reacciones y comentarios a partir de posiciones del cuerpo y los ojos en relación a los otros personajes.

Una forma interesante de desarrollar personajes es “mostrando sus pensamientos”, al modo del aparte de la Comedia del Arte. Para hacerlo debe tomarse en cuenta que, al hacer la toma de rol, debe quebrarse el contacto visual, dirigiendo la vista hacia arriba y afuera, dando la impresión de que el personaje ya no se relaciona de manera directa con el otro personaje en la escena. Otra forma, más sutil, es no quebrando el contacto visual por completo sino haciéndolo intermitente y minimizando el tamaño de las señas para que sean pequeñas y estén ubicadas debajo de su espacio habitual de señado, como si “hablara para adentro, en voz imperceptible”. De esta manera se da la impresión de que el personaje no se está relacionando con el otro personaje de la escena.
 
PRESENTACIÓN DEL CUENTO
 
Habiendo considerado las estrategias y técnicas específicas a la hora de crear una versión en lengua de señas, conviene tener en cuenta algunas sugerencias a la hora de presentar el cuento ante el auditorio.

• Presentación del título

Desde luego no hay una sola forma de presentar la historia. Según el contexto en que esta va a ser narrada, se elegirá una o varias de las siguientes sugerencias.

• Traducir el título palabra por palabra
Deletrear el título. Si una palabra del título corresponde a una seña, señalarla. Por ejemplo en “mi hija” cada palabra sería señada, siempre utilizando la referencia espacial de la lengua escrita, escribiendo desde el lado pasivo hacia el lado activo, dado que se está utilizando la estructura del idioma escrito como referencia. Es, en verdad, una transliteración. Si no hay una seña correspondiente, deletrearla. Por ejemplo “El patito feo” todas las palabras excepto la palabra “El” serían señadas.
Si la seña no es lo suficientemente específica, usar la seña seguida de deletreo para clarificar. Por ejemplo en “El Hornero” deletrear “La” usar la seña PÁJARO  y luego deletrear “hornero”.

Crear una  o varias señas para introducir el título.
Es interesante, luego de tener la versión armada, poder crear el título específico en lengua de señas.
Muchos títulos nacen del universo que la sonoridad de sus palabras despierta en los oyentes. En el caso de las lenguas de señas, encontrar un título que tenga resonancias visuales y cinéticas es de gran importancia en el desarrollo posterior de la historia.
Por supuesto, sugerimos esta segunda opción cada vez que sea posible.

• La posición para la narración:
Se considera aquí la presentación frente a un auditorio.
  • Pararse en el lugar elegido del escenario, preferentemente en el centro, con el cuerpo en dirección hacia delante. La mirada general debe ser  “periférica” tratando de contactar con todo el espacio de la sala.
  • Pararse establemente sobre ambos pies, tratando de mantener el peso repartido entre las dos piernas, con las rodillas ligeramente flexionadas, como si un hilo dorado e invisible atravesara desde la coronilla hasta el centro de los dos pies, creando una línea imaginaria que tiene como referencia la columna vertebral.
  • Mantener los hombros hacia atrás y hacia abajo en una posición cómoda pero activa. Encoger los hombros provocaría un señado más reducido y a la larga traería severos problemas de columna.
  • Mantener los codos alejados del cuerpo. El impulso desde la base de la columna requiere la disponibilidad de torso y brazos al señar y no solamente de los antebrazos. Esto permite, además, que las señas sean más precisas y claras.
• Movimiento

No conviene agregar movimientos -de las manos, de la cabeza o del torso-  que no estén relacionados con el cuento o con las señas en sí mismas. Por ejemplo balancear el cuerpo, realizar rebotes, despejarse el pelo de la cara, acomodarse la ropa o rascarse la nariz no son movimientos apropiados en el medio de una narración.

No cambiar los pies de lugar a menos que sea necesario para la narración. Esta consigna esta pensada exclusivamente cuando la narración es para ser grabada o para ser realizada en un espacio pequeño. En las narraciones en escena, cambiar los pies de lugar o realizar movimientos en el espacio puede contribuir a una performance  más atractiva en el contacto con el espectador.

Al emplear la toma de rol mover la cabeza y/o el torso un ángulo de 45° en cada dirección de manera que el público vea ¾  de su rostro. Dinámicas de movimiento
y dirección de la mirada
  • Emplear pausas de manera efectiva. Demasiadas pausas harán que la narración sea entrecortada.
  • Controlar las pausas para darle énfasis a distintas partes del cuento y para hacer que las transiciones sean claras. Las pausas deben ser para crear tensión dramática, producir cierta expectativa en las formas de la acción o como estrategia para dar cuenta del paso del tiempo.
  • Cambiar el ritmo del señado es fundamental. Ritmo y significado van de la mano. No quebrar el contacto visual con el público salvo que sea brevemente para marcar la toma de rol.
  • Por último, habiendo preparada la narración con precisión de movimientos y tempos dramáticos, al estar frente a los espectadores, contar el cuento cómo si fuera la primera vez, con entusiasmo y confianza. Una partitura bien preparada necesita de un estado de improvisación interno permanente. Es la paradoja de estar en escena muchas veces, contando lo mismo, con impulsos distintos cada vez, sin alterar la estructura por largo tiempo trabajada.
Los ojos que ven, miran.

Entonces:
El cabello recogido  y/o retirado de la cara.
Presentarse con ropa de colores lisos. No usar ropa con fondos que interfieran la percepción visual, tales como estampados, rayas o cuadros. La ropa debe contrastar con el color de las manos.
 
CONCLUSIONES NUNCA DEFINITIVAS
 
Cada cuento y cada narrador tienen algo original y único para compartir. Sean estas sugerencias solo disparadoras hacia el tiempo y el espacio del relato personal. Simples linternas en la noche de la creación.

Las formas habitan en la profundidad de cada relato y cada relato tiene algo que decir de la interioridad del narrador que lo ha elegido.

Muchas veces me pregunto si las sugerencias sobre cómo hacer algo no impiden el descubrimiento de ese hacer, haciéndolo. A la vez sé, por propia experiencia, que las guías y preguntas que he recibido de mis tutores y maestros han sido imprescindibles para enfrentar la soledad y las dificultades que la creación impone en varios momentos.

Las lecturas de distintos textos sobre narración y poesía visual han sido fundamentales para lograr una práctica reflexiva en cada encuentro con alumnos y futuros narradores.

Intuyo, junto con muchos otros,  que el conocimiento es una construcción colectiva. Surge por ósmosis, por instancias dialógicas o por rechazo de las circunstancias en las que nos vemos inmersos. Es la imaginación la que nos hace profundamente creadores en el conocimiento.

No conocemos la Realidad solos aunque a veces nos veamos solos. Somos el presente en el ADN de millones de seres que miraron para el mismo lugar. Portamos conocimientos que solo la práctica de la imaginación nos hace conscientes. Practicar es ya crear.

Practiquemos con alegría el acto de prepararnos para crear.
Imaginemos que somos el cuento.

Practiquemos habitar la patria de los sueños cada vez que nos disponemos a narrar.
• “Te voy a contar un cuento laaargo”- dice el papá.
• “Es como el cuento de mi vida que no termina nunca, porque es el de mi vida y lo voy contando. Y ahora estamos contando también el cuento de nuestras vidas juntos, la que está pasando ahora, la vida de los dos”- dice nuestro hijo de siete años, casi dormido, cuando el papá le inventa un cuento con sonoridad mántrica en una noche de verano.
Mientras, sentada a unos metros, termino de escribir este texto.
Bendita sincronicidad.

Gabriela Bianco
Noviembre 2011
Gabriela Bianco es investigadora, actriz y directora teatral.
Hablante nativa de LSA – Lengua de señas argentina-.
www.gabrielabianco.com.ar
 
VIDEOCUENTOS EN LENGUA DE SEÑAS Y OTROS MATERIALES
VISUALES POÉTICOS
 
Clásicos a Mano – Cuentos para ver Cuentos clásicos en LSA -  ADAS 2012
www.adasvideocuentos.com.ar


Cuentos a Mano – ADAS 2005

Cuentos clásicos, folklóricos y contemporáneos en LSA
www.adas.org.ar/youtube

SPIT – Signed performances in theatre
Espacio de Poesía, Teatro y Performance señada en Inglaterra.
http://www.spit.org.uk/

HAIKUS in BSL – Lengua de Señas Británica

http://www.bslhaiku.co.uk/poet_nh.html

ASL/AMESLAN LITERARY ARTS

Cuentos y Poemas en ASL – Lengua de Señas Americana
http://www.handspeak.com/

INTERNATIONAL VISUAL THEATRE – IVT

Teatro, poesía y danza en Lengua de Señas Francesa.
http://www.ivt.fr/

TYST TEATER (Teatro del silencio)
Teatro y artes preformativas en Suecia.
http://tystteater-english.riksteatern.se/
 

(1) Este apartado está inspirado en la introducción publicada en Cuentos a Mano, de C.Banfi
y G.Bianco, ADAS-2005
(2) “Los niños sordos son niños”. Bonaventura´s model for deaf children´s conditions during 1990-2000.
(3) Eugenio Barba, Director teatral del mítico grupo Odin Teatret radicado en Dinamarca, teórico fundador de la Antropología Teatral, Autor de, entre otros libros, La Canoa de Papel, Tratado de Antropología Teatral, La Conquista de la Diferencia.
(4) Graciela Alisedo, Doctora en Lingüística, investigadora pionera en Argentina en el área de lengua de señas y alfabetización de niños sordos. Autora, junto a Melgar y Chiocci, de Didáctica de las Ciencias del Lenguaje, entre otras publicaciones.
(5) Clarissa Pinkola Estés, psicoanalista Junguiana, autora de Mujeres que corren con Lobos, entre otras publicaciones.
(6) Jorge Wagensber es doctor en Física y profesor de Teoría de los Procesos Irreversibles en la Universidad de Barcelona Es autor de más de una decena de libros y trabajos de investigación. El gozo intelectual es un libro particularmente excepcional.

(7) Carl Jung, Médico psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo, figura clave en la etapa inicial del psicoanálisis, fundador de la escuela de Psicología Analítica. Autor de numerosos libros, entre ellos, Arquetipos e inconsciente colectivo, Tipos psicológicos, Mitos y Simbolos, Sincronicidad, y el esperado Libro Rojo, publicado recientemente por el Hilo de Ariadna en versión en español.
(8) Proxémica: Se puede definir como el estudio del uso y percepción del espacio social y personal. En nuestro caso, este estudio parte del universo lingüistico.
(9) Llamamos “toma de rol” a la estrategia de “ser el personaje”: Señar en primera persona, adoptando una pauta física que identifique al narrador con el personaje. Es “prestarle el cuerpo” o mejor aún, permitir que “el personaje visite al narrador”.

 
 
con el apoyo de fundación Petrobras
 
 
Extensiones Narrativas
y Poéticas
 
Contar Cuentos en LSA
Experiencias con los Cuentos