PRESENTACIÓN DEL CUENTO
 
Habiendo considerado las estrategias y técnicas específicas a la hora de crear una versión en lengua de señas, conviene tener en cuenta algunas sugerencias a la hora de presentar el cuento ante el auditorio.

• Presentación del título.


Desde luego no hay una sola forma de presentar la historia. Según el contexto en que esta va a ser narrada, se elegirá una o varias de las siguientes sugerencias.

- Traducir el título palabra por palabra
Deletrear el título. Si una palabra del título corresponde a una seña, señalarla. Por ejemplo en “mi hija” cada palabra sería señada, siempre utilizando la referencia espacial de la lengua escrita, escribiendo desde el lado pasivo hacia el lado activo, dado que se está utilizando la estructura del idioma escrito como referencia. Es, en verdad, una transliteración. Si no hay una seña correspondiente, deletrearla. Por ejemplo “El patito feo” todas las palabras excepto la palabra “El” serían señadas.

Si la seña no es lo suficientemente específica, usar la seña seguida de deletreo para clarificar. Por ejemplo en “El Hornero” deletrear “La” usar la seña PÁJARO  y luego deletrear “hornero”.

- Crear una  o varias señas para introducir el título. Es interesante, luego de tener la versión armada, poder crear el título específico en lengua de señas.

Muchos títulos nacen del universo que la sonoridad de sus palabras despierta en los oyentes. En el caso de las lenguas de señas, encontrar un título que tenga resonancias visuales y cinéticas es de gran importancia en el desarrollo posterior de la historia.

Por supuesto, sugerimos esta segunda opción cada vez que sea posible.

• La posición para la narración:
Se considera aquí la presentación frente a un auditorio.
  • Pararse en el lugar elegido del escenario, preferentemente en el centro, con el cuerpo en dirección hacia delante. La mirada general debe ser  “periférica” tratando de contactar con todo el espacio de la sala.
  • Pararse establemente sobre ambos pies, tratando de mantener el peso repartido entre las dos piernas, con las rodillas ligeramente flexionadas, como si un hilo dorado e invisible atravesara desde la coronilla hasta el centro de los dos pies, creando una línea imaginaria que tiene como referencia la columna vertebral.
  • Mantener los hombros hacia atrás y hacia abajo en una posición cómoda pero activa. Encoger los hombros provocaría un señado más reducido y a la larga traería severos problemas de columna.
  • Mantener los codos alejados del cuerpo. El impulso desde la base de la columna requiere la disponibilidad de torso y brazos al señar y no solamente de los antebrazos. Esto permite, además, que las señas sean más precisas y claras.
• Movimiento

No conviene agregar movimientos -de las manos, de la cabeza o del torso-  que no estén relacionados con el cuento o con las señas en sí mismas. Por ejemplo balancear el cuerpo, realizar rebotes, despejarse el pelo de la cara, acomodarse la ropa o rascarse la nariz no son movimientos apropiados en el medio de una narración.

No cambiar los pies de lugar a menos que sea necesario para la narración. Esta consigna esta pensada exclusivamente cuando la narración es para ser grabada o para ser realizada en un espacio pequeño. En las narraciones en escena, cambiar los pies de lugar o realizar movimientos en el espacio puede contribuir a una performance  más atractiva en el contacto con el espectador.

Al emplear la toma de rol mover la cabeza y/o el torso un ángulo de 45° en cada dirección de manera que el público vea ¾  de su rostro. Dinámicas de movimiento y dirección de la mirada
  • Emplear pausas de manera efectiva. Demasiadas pausas harán que la narración sea entrecortada.
  • Controlar las pausas para darle énfasis a distintas partes del cuento y para hacer que las transiciones sean claras. Las pausas deben ser para crear tensión dramática, producir cierta expectativa en las formas de la acción o como estrategia para dar cuenta del paso del tiempo.
  • Cambiar el ritmo del señado es fundamental. Ritmo y significado van de la mano. No quebrar el contacto visual con el público salvo que sea brevemente para marcar la toma de rol.
  • Por último, habiendo preparada la narración con precisión de movimientos y tempos dramáticos, al estar frente a los espectadores, contar el cuento cómo si fuera la primera vez, con entusiasmo y confianza. Una partitura bien preparada necesita de un estado de improvisación interno permanente. Es la paradoja de estar en escena muchas veces, contando lo mismo, con impulsos distintos cada vez, sin alterar la estructura por largo tiempo trabajada.
Los ojos que ven, miran.

Entonces:
El cabello recogido  y/o retirado de la cara.
Presentarse con ropa de colores lisos. No usar ropa con fondos que interfieran la percepción visual, tales como estampados, rayas o cuadros. La ropa debe contrastar con el color de las manos.
 
 
LAS LENGUAS DE SEÑAS
Un poco de información
CONTAR CUENTOS EN LENGUA DE SEÑAS.
GÉNESIS, Una pequeña historia familia
SUGERENCIAS PARA LOS NARRADORES
EN LENGUA DE SEÑAS
PRESENTACIÓN DEL CUENTO